10 de enero de 2007

expectativas

Una expectativa es una posibilidad razonable de que suceda algo. Para el espectador, una película es una cadena de expectativas.

Las primeras expectativas empiezan con el primer rumor sobre la película. Las pueden crear el título, el género, el director, el casting protagonista o el asunto que trata la película. Después, durante la promoción, esas primeras expectativas se matizan; con el cartel, el marketing, y las explicaciones que se dan. El marketing da una idea del tamaño, la importancia y la fe que se tiene en la película. Lógicamente, cuanto mas grande parece la película, mas expectativas crea.

Con esas primeras expectativas entra el espectador en el cine. Sabe algo de lo que espera ver. Y luego arranca la propia cadena de expectativas de la película. Las expectativas se suceden unas a otras, de una manera lógica, formando una cadena en el tiempo y creando su correspondiente emoción y sensación. Esa es la corriente que mueve la película en la cabeza del espectador, que es dónde ocurren las películas. Esa es la corriente que maneja el director, en eso consiste su trabajo. Lo demás son solo herramientas para conseguir crear y mover esa corriente.

Cuando me pregunto qué película quiero hacer, busco una idea que genere una primera expectativa, al menos en mi. Luego tiro de ese hilo, a ver dónde me lleva. En eso ando metido estas últimas semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario