29 de octubre de 2006

Mann

Me suelen gustar los directores que se llaman Michael, o Michel. Uno de ellos es Michael Mann. Su mundo es en realidad el de los ladrones, el de los mafiosos a los que una vez trató, en su primer documental. Su estilo, que yo calificaría como deslizante, ha dejado ya una huella indeleble. A mi me interesan sus historias mas sinceras, como “Heat”, y resulta que “Miami Vice” es una de esas, quizas la mejor, desde luego mucho mejor que “Collateral”. Me admira y me sorprende su capacidad para integrar algo tan lumpen dentro del main stream, del cine más comercial de Hollywood. Pero también me sorprende que alguien con ese control aun se obsesione con si su película será comercial o no (la gran amenaza de todos los directores) y se fuerce a hacer en ella pequeñas concesiones que no le ayudan, entre ellas, el título y la obligada referencia a esa serie que el produjo: “Miami Vice”. El miedo hace milagros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario